Dermatitis o Eccema: enfoque del tratamiento fitoterápico y homeopático

Dermatitis Atopica

Dermatitis

DERMATITIS o ECZEMA es el cuadro inflamatorio más común en la consulta del dermatólogo, caracterizado por eritema, descamación y microvesículas, con algún grado de prurito, desde leve a severo. Se puede presentar en tres estadios: agudo, subagudo y crónico. El ECZEMA AGUDO presenta eritema y microvesículas muy pruriginosas que con el rascado estallan liberando un liquido seroso e hipertrofia de la piel, mas adelante se forman costras al ir secando. El eczema puede progresar o iniciar como un cuadro subagudo donde predomina la descamación y el eritema, cuando el prurito no cesa, el rascado lleva la lesión a un proceso con gran hipertrofia de la piel convirtiéndose en un liquen simple crónico.

ETIOPATOGENIA

Los causantes de los eczemas son las irritaciones locales por sustancias químicas o toxinas vegetales o animales, también pueden producirse como reacción a distancia de otro proceso inflamatorio (ides). Son frecuentes los eczemas medicamentosos, los provocados por intolerancia a ciertos alimentos (azúcar refinada, colorantes y saborizantes, carnes y otros) y los eczemas profesionales. Generalmente el paciente se ha hecho susceptible por estar sometido a algún tipo de estrés, además de la predisposición constitucional.

El proceso agudo evoluciona a un eczema húmedo, que si se logra apartar de todas las influencias nocivas, irritaciones y posibilidad de una contaminación infecciosa, sin tratamiento alguno, cura en 4 a 6 semanas, persistiendo sí por un tiempo mas o menos largo el periodo descamativo definitivo. Cuídese de tratar localmente demasiado un eczema agudo, lo que se logra es tornarlo extremadamente rebelde cuando no se dañan otros órganos internos. El eczema crónico, en cambio, sin una dieta, tenor de vida y tratamiento adecuado, no cura espontáneamente. (Stauffer).

FITOTERAPIA EN EL ECZEMA

Dermatitis