ENFERMEDADES DE LA PIEL

enfoque del tratamiento natural e integral

pelo

El enfoque natural del tratamiento de las enfermedades de la piel esta basado en la fisiología del órgano. La piel es un órgano de origen mixto, ectodérmico y mesodérmico; en un hombre de 75 kg de peso corporal tiene un promedio de 1.8 m2 de superficie y un peso de 2 kg. Consta de tres capas, la epidermis, la dermis y la hipodermis.

 FUNCIONES DE LA PIEL

A través de esta organización poliestratificada, la piel desempeña varias funciones importantes como:

Mantener el equilibrio hídrico,

Protegernos del daño por la radiación ultravioleta y de traumatismos y de la invasión por agentes extraños.

Termoregulación,

Respiración coadyuvando el funcionamiento de los pulmones, hígado, riñones y metabolismo.

Absorción pudiendo incorporar al organismo sustancias gaseosas, liquidas o sólidas.

Excreción o eliminación de toxinas por el sudor.

Secreción a través de las glándulas sebáceas y sudoriparas

Actividades endocrinas e inmunologicas,

de sensación (calor, frío, presión, dolor)

Función de conducción de señales fotónicas (melanina, melatonina) (Dr. Jorge Carbajal-Colombia)

Comunicación social y sexual.

 FISIOPATOLOGIA Y TRATAMIENTO INTEGRAL SEGÚN LA MEDICINA NATURAL

En la fisiopatología de las enfermedades, el estado de la función excretora de la piel tiene gran importancia, normalmente la piel se comporta como un órgano regulador, de desintoxicación y defensa de la integridad orgánica por medio de la eliminación de sustancias nocivas; en otras se comporta como un órgano de expresión, de una patología funcional interna, impidiendo que más rápidamente otros órganos nobles sean alterados; por lo tanto el tratamiento de las dermatopatías no debe ser supresivo para estas funciones sino que se debe favorecerlas, para que así el organismo termine exitosamente su curación. (Dr. Casanova).

Este concepto es importante para el planteamiento del tratamiento natural de las enfermedades dérmicas, pues toda dermatosis se debe considerar una enfermedad sistémica y no local. Desde allí que los tratamientos tópicos deben indicarse con sumo cuidado y preferirse los tratamientos integrales que equilibren el funcionamiento orgánico interno, esperando como consecuencia de su restablecimiento la desaparición de la afección externa (Hahnemann).

La actividad de la piel se relaciona íntimamente con la función de las glándulas de secreción interna, como la tiroides, suprarrenales, glándulas germinales, páncreas, epífisis e hipófisis; a través de las hormonas, la vitamina D con sus numerosos receptores en órganos internos, y con el sistema nervioso con el cual comparte su origen ectodérmico.

Los melanocitos y probablemente las células de merkel se originan de la cresta neural, creando interesantes relaciones en la comunicación a través de la melanina y melatonina en el metabolismo de la luz y su conversión a energía bioquímica de información que se conduciría de esta forma desde la superficie hasta el SNC y viceversa.

La generosa inervación neuronal sensitiva de la dermis superficial distribuye ampliamente los neuropéptidos y neurotransmisores que la relacionan con el sistema nervioso autónomo ,como la sustancia p, péptido intestinal vasoactivo (vip), neuropeptido Y (NPY), neurocinina y neurotensina. Los nervios sensitivos no solo funcionan como un sistema aferente para conducir estímulos de a piel al sistema nervioso central, sino que también actúa de una manera neurosecretora eferente en todas sus ramas. Estos neuropeptidos o neurohormonas relacionan el sistema nervioso con el endocrino y la piel, que tiene actividad inmunitaria propia jugando un rol protagónico los queratinocitos y las células de langerhans, vía citoquinas.

En las enfermedades de la piel es muy notorio, en la mayoría de los casos, que el trastorno desencadenante de la patología es de carácter emocional o mental en un paciente que además esta predispuesto por la herencia, el ambiente, el estilo de vida y, por lo común, una mal nutrición, que lo lleva a un estado de estrés; desencadenando en el organismo una cascada de acontecimientos bioquímicos en los cuales intervienen neuropeptidos, neurotransmisores, suprarrenocorticotropina, catecolaminas, corticoesteroides, opioides y citocinas (linfocinas y monocinas) y que van desde el sistema nervioso central hasta la piel.

Los conceptos de la psiconeuroendocrinoinmunología permiten explicar que el organismo use la piel como uno de sus medios de expresión y autocuración, y el sentido lógico de la medicina natural al activar sus funciones con hidroterapia, fototerapia, masajes, fitoterapia, homeopatía, acupuntura, esencias florales, trofoterapia, geoterapia y otras técnicas , en el tratamiento de las dermatosis y enfermedades en general. (Dr.Jorge Carbajal-Colombia)

Luego, para la medicina natural, las enfermedades de la piel son, visto de manera integral, intentos del organismo para lograr el equilibrio, llamado salud, a través de la actividad moduladora y excretora-depuradora de la dermis.

En el enfoque naturista de la dermatología, la enfermedad de la piel es un proceso necesario para el paciente o una reacción reguladora del organismo frente a un estímulo desequilibrante interno o externo, que busca un nuevo equilibrio o adaptación, característica propia de la naturaleza evolutiva e inteligente y de todos los seres que de ella se generan (Hahnemann).

La enfermedad no es un enemigo al cual destruir, si no la expresión de un problema de necesidad y comunicación, a entender (Dr. Jorge Carbajal- Colombia).

En el tratamiento de las enfermedades de la piel, teniendo como base una completa historia clínica y un correcto diagnóstico, es necesario educar al paciente para evitar todos los factores patogénicos y por el contrario poner al ser en condiciones adecuadas de nutrición y estilo de vida que permitan al organismo tener los elementos necesarios y la libertad de realizar su natural función autocurativa (Dr. Casanova). Y ya seguros de estar en este camino de curación se podrá añadir, como generalmente es necesario, algunas medicinas que hagan el proceso menos penoso o que ayuden a reactivarlo, pero a la verdad es el organismo el que hace su propia curación.

Como en la mar, el color de la superficie es parte expresión de la profundidad, de lo que en ella hay y solo conocemos en parte; en la piel muchas cosas internas salen a flote por las corrientes fisiológicas, hundirlas de nuevo será esconder el problema temporalmente y empeorarlo (Hahnemann). De modo que en general se deben usar los tratamientos tópicos de manera suave, cuando hay resequedad extrema, para proteger la piel, o en otras condiciones que así lo indiquen pero sin buscar hacer desaparecer la lesión dérmica de manera supresiva (Dr. Karl Stauffer).

Para el tratamiento interno se usan las mismas plantas medicinales ectivos y que sirven para desinflamar, depurar y tonificar el hígado-vesícula, riñón, pulmones, intestinos. En el tratamiento interno siempre se debe acondicionar primero el aparato digestivo, mejorar la digestión y evitar la constipación. Asegurarse de que existe una adecuada diuresis, verificar la depuración renal. Instaurar una dieta balanceada con abundantes vegetales y frutos crudos, exenta de carbohidratos refinados, colorantes y aditivos sintéticos, de grasas animales. Buena oxigenación y ejercicio.Además de la hidroterapia con baños de calor creciente. (hipertermia) ( Dr. Carlos Casanova Lenti, Director del Instituto para la Investigación y Aplicación del Naturismo como medicina y profilaxis, en Perú.)

En el tratamiento de las enfermedades de la piel se puede usar bioenergética, acupuntura y homeopatía para resultados más rápidos o cuando nos damos cuenta de que hay algo que impide el progreso del paciente (bloqueos energéticos, miasmas) o cuando el estado emocional del paciente es tal que requiere esta ayuda mas especifica e individual.