La Homeopatia una terapia efectiva y natural

homeopatia gotas

homeopatia
  • Es un sistema terapéutico de la medicina natural. Se aplica de acuerdo al estudio en cada persona y el caso en particular. Por ello es recomendable una consulta médica si se desea tener buenos resultados en una enfermedad crónica.
  • Usa en su terapia solo gotas de agua, pero estas contienen las  propiedades curativas de sustancias naturales como plantas, minerales y  otras de origen animal.
  • No tiene efectos adversos ni colaterales, no se contraindica con otras medicinas.
  • Se puede usar en  personas de todas las edades.
  • Se puede usar en todo tipo de enfermedades.

Homeopatía

¿Qué es Homeopatía?

Homeopatía es un sistema de tratamiento médico, que utiliza para su práctica la ley de la Semejanza.

La ley de semejanza es un fenómeno natural por el que algo  que produce síntomas parecidos al de la enfermedad, puede curar la misma.

La homeopatía no produce enfermedad ni toxicidad alguna, pero el estímulo curativo homeopático, generareacción del sistema de defensa, sistema nervioso, emocional y mental, con un efecto regulador integral psico-inmuno-neurológico, en sentido contrario al de la enfermedad.

Un ejemplo sencillo es la Ortiga, Urtica Urens, una planta medicinal que produce urticación, es decir que cuando es aplicada sobre la pie produce decir picazón y ronchas, si se hace un medicamento homeopático con ella, ayuda en problemas con las mismas características como cierto tipo de urticarias que son alergias con picazón y ronchas. Otro ejemplo es la Cebolla, Allium cepa, un bulbo conocido por producir por su olor fuerte, coriza es decir irritación y secreción nasal, que es usado en la homeopatía para hacer un medicamento útil para estimular la inmunidad quitando el resfrío más rápido. El fin de la Homeopatía es completar el proceso curativo natural para regresar al estado de armonía o salud para en el que la persona pueda realizar su misión de vida.

Para ello las farmacias que elaboran remedios homeopáticos utilizan sustancias de los tres reinos naturales mineral, vegetal y animal, diluidos en agua muchas veces y potenciados, que ya no siendo químicos, y por lo tanto no tóxicos, sin embargo retienen la información curativa, que es el estímulo a usar en pacientes de todas las edades, sin contraindicaciones, efectos colaterales, ni rebote y por supuesto ningún acostumbramiento. Es el remedio ideal.

¿Cómo nace la Homeopatía?

Retomando los trabajos de Paracelso, Stahl y la ley de la Semejanza ya enunciada por Hipócrates 460 a.C., padre de la medicina actual, el médico alemán Samuel Hahnemann, redescubrió y sistematizó la homeopatía en 1792, al proponer que la sustancia que provocara artificialmente un conjunto de síntomas en un hombre sano curaría esos mismos síntomas en un hombre enfermo que los presentase. Comenzó a experimentar con diversos compuestos en él mismo, sus parientes y discípulos hasta totalizar más de 100 medicamentos, registrados escrupulosamente en una serie de tomos llamados Materia médica pura (1811-1821). Hahnemann fue diluyendo y agitando las sustancias experimentadas, en un proceso llamado dinamización, mediante el cual se eliminaba la toxicidad pero se revelaban nuevas propiedades. La Homeopatía nace de una experimentación y comprobación científica en el ser humano.

En 1810 Hahnemann publicó la primera de las seis ediciones del Organon del arte de curar, obra fundamental del edificio teórico de la homeopatía, complementada en 1828 con el Tratado de las enfermedades crónicas. ¿Cómo cura la Homeopatía? La homeopatía parte del concepto según el cual la enfermedad es una sola, un desequilibrio dinámico de la fuerza vital, que se expresa de distintas maneras en cada paciente según su constitución y sus peculiaridades individuales. Sólo tratando la totalidad del desequilibrio se alcanza la curación, ya que actuando sólo sobre parcialidades (órganos, síndromes) se corre el riesgo de suprimir manifestaciones locales, agravando el desequilibrio global.

Para buscar el remedio correcto para cada paciente, el médico homeópata realiza una historia clínica muy detallada del paciente, que investiga en su cuerpo, emociones y mente, así como en la reacción a estímulos externos como el clima o la alimentación y en sus peculiaridades reaccionales ante situaciones laborales, familiares o de medio ambiente. El homeópata comparará la sintomatología presentada con la Materia médica a fin de prescribir un medicamento dinamizado -el más semejante- que cubra la totalidad del cuadro.

La ley de la Curación de Hering y Kent, indica que el enfermo realiza su proceso curativo, mejorando primero lo profundo (órganos vitales, psiquismo) y luego lo superficial (piel, mucosas, articulaciones) en un proceso semejante a una superficialización. Es decir de dentro hacia fuera. Para la homeopatía, la enfermedad es un intento fallido del organismo por reequilibrarse y que debe ser completado.

¿Qué puede tratar la Homeopatía?

La homeopatía ofrece respuesta y una gran ayuda para los problemas, emocionales y físicos, tratándolos integralmente, es decir el mismo tratamiento sirve para todas las dolencias de la persona al mismo tiempo.

La Homeopatía se ocupa del equilibrio integral de la persona mejorando su ánimo, funcionamiento neurológico, inmunológico y hormonal. Por ello es posible tratar distintas afecciones pero de una manera individual y personalizada. ¿Tiene efectos adversos? La Homeopatía no produce efectos adversos ni intoxicaciones porque no es un remedio químico. Es posible usarla en bebés, niños, gestantes y adultos mayores. Homeopatía es para toda la familia. Pero debe ser adecuadamente indicada por un medico universitario homeópata.

Afecciones frecuentes que trata la Homeopatía 

homeopatia
dermatologo homeopata

Enfermedades típicas de la niñez:

Adenoides

Alergias

Amigdalitis

Asma

Desórdenes de la atención

Desórdenes del
sueño

Diarrea

Eccemas

Encopresis

Enuresis

Erupciones
cutáneas

Falta de apetito

Faringitis

Infecciones frecuentes

Intolerancia a la lactosa

Otitis

Roseola

Rubeola

Sarampión

Varicela

Enfermedades de los jóvenes

Acné

Alergias

Ansiedad

Bajo rendimiento escolar

Cólicos menstruales

Dolores de crecimiento

Fobias

Inestabilidad emocional

Infecciones

Insomnio

Irregularidades
menstruales

Miedos

Migrañas

Nerviosismo

Sudaración excesiva

Enfermedades de los adultos y ancianos

Alergias

Artritis

Asma

Baja energía

Cáncer

Colesterol alto

Depresión

Diabetes

Dolor crónico

Gastritis

Hemorroides

Hipertensión

Impotencia

Infertilidad

Insomnio

Laberintitis

Lumbalgia

Psoriasis

Reumatismo

Sinusitis

Sobrepeso

Ulceras

Várices

Vitiligo