TESTIMONIO FOTOS

Mi nombre es Ana Maria, hace aproximadamente 3 años que tuvimos, mi esposo, mi hijo rafael y yo, la bendicion de dios, al poner en nuestro camino al dr. Juan Jose Fajardo, porque, como todo lo que viene de dios, viene por caminos insospechados.
Mi hijo rafael, nacio totalmente saludable, con una talla y un peso excelentes, cada dia su desarrollo era muy bueno, su alimentacion, a pesar de que no pude darle de lactar mas alla del mes, fue buena, era una niño que se alimentaba bien, con buen apetito, comia de todo y todo era preparado en casa, sus papillas, sus jugos, de la forma mas natural posible. Cerca a cumplir el año, “cumplimos” con ponerle las vacunas que “correspondian”, esas que ahora vienen 5 en 1, o algo asi, a los pocos dias, como saliamos de vacaciones unos dias a la playa, optamos por que comenzara a comer el yogurt, que nos “facilitaria” la alimentacion, ya que no podriamos prepararle las papillas que usualmente se preparaban en casa, coincidio, asimismo, conque tambien comeria sus primeras galletas de soda y/o vainilla.
Mi instinto de madre me dice que o fue una de esas 3 cosas o las 3 cosas juntas las que hicieron un schok en el organismo de mi hijo, y que se manifesto casi de inmediato con un inusual severo cuadro de deshidratacion que nos obligo a regresar a lima de emergencia, pero llegando a la clinica, luego que en el camino se le le rehidrtara, se encontrara “aparentemente bien”, quedando en un hecho aislado y practicamente olvidado, fue al transcurrir los meses, a mediados de año, en pleno invierno, luego que mi hijo sufriera de un resfrio fuerte, que fue medicado, bombardeado practicamente con antibioticos, ahi sufrio un severo cambio, paso de ser un niño con un peso muy bueno, llenito, sin ser gordo, a adelgazarse y, sobre todo, se volvio un niño inapetente, la expresion le cambio por completo, se volvio muy irritable, pero lo mas resaltante fue que en esos meses, le habian salido en el cuerpo, parte del pecho y subiendo hacia el cuello unas manchitas blancas, que al ser consultado ante un dermatologo, luego de examenes de heces, nos señalo que posiblemente se tratara de algun virus o de parasitos, luego, a esas manchas, que fueron desapareciendo, se sumo una de aspecto muy irregular y bastante blanquecina en el menton y en la parte interna de la oreja derecha.
Ya la situacion no era nada agradable porque ademas no nos sabian dar una explicacion real, coherente, asi que decidimos ir a una clinica local, con un dermatologo, que prefiero olvidar su nombre, el cual de muy mal talante, sin ninguna amabilidad nos señalo que lo que tenia nuestro hijo era vitiligo y que eso no tenia cura, nos receto una crema y un ungüento y adios. Con una rabia contenida y el corazon estrujado regresamos a casa, pero no nos conformamos, buscamos una segunda y tercera opinion, la primera con un dermatologo que fue mucho mas amable y nos dijo que siendo el tan pequeño, con un tratamiento constante, con corticoides, lo mas probable era que en un tiempo un poco largo, el nos prometia que se curaba; nos dio tranquilidad, pero igual unos familiares nos aconsejaron ir a una clinica especializada, acudimos a la consulta y ahi nos detallaron todo lo relacionado a esa enfermedad e iniciamos un tratamiento que fue intenso y costosisimo, eso era lo de menos, porque lo que queriamos era ver nuevamente a nuestro hijo totalmente sano. Asistiamos religiosamente a todas las consultas, que el primer mes era interdiario, cada mes o dos meses se cambiaban las cremas, que eran preparadas ahi mismo, ademas de una locion que era importada y costosisima, sabiamos que el tratamiento iba a ser muy largo y que los resultados no serian inmediatos, todo dependia del organismo de mi hijo y, en gran parte de la voluntad de dios. Tuvimos toda la explicacion explicita sobre esa enfermedad, pero nunca supimos que fue lo que la ocasiono, ya que mi hijo no nacio con eso, yo siempre me preguntaba, y preguntaba a los doctores que fue lo que ocasiono eso, pero nadie podia darme una explicacion coherente.
Asi pasamos cerca de 8 meses, sin perder nunca la esperanza de que mi hijo se sanara totalmente, cumpliendo al pie de la letra todo el tratamiento, pero sin ver mayor mejora en mi hijo. Un dia, sabado bendito, que nunca lo olvidare, estaba viendo un programa en canal 7, dedicado a la “construccion”, 100% construccion y vivienda y lo veia casi por inercia, cuando de pronto, entrevistan al dr. Fajardo, y el toca el tema del vitiligo y de su tratamiento a traves de la homeopatia. Tome nota de su telefono y el lunes siguiente me puse en contacto con el, le explique lo de mi hijo y nos dio una cita.
Fuimos mi esposo, mi hijo y yo, mi esposo tal vez un poco incredulo ante un metodo del cual jamas habia escuchado, pero ambos con toda la fe puesta en dios, convencidos de que dios, como casi siempre, nos daba una señal, a traves de un camino insospechado. Desde esa fecha hasta el dia de hoy, que van a ser cerca de 3 años, hemos visto, llenos de alegria y con una fe que cada vez es mayor, como esa mancha, ha ido practicamente desapareciendo, difuminandose, la de la oreja desaparecio por completo. Pero lo mas importante de todo esto, es que el dr. Fajardo viene tratando a nuestro hijo en forma integral, desde un inicio se determino que mi hijo es alergico a los preservantes, hay determinados productos que son mas agresivos que otros, pues le producen un acne juvenil, mi hijo tiene ahora 6 años, y cuando come, entre otras cosas, yogurt que es uno de los productos mas dañinos para el, el area de la nariz y alrededor de la boca, se le llenan de unos granos horribles, aparte, en lo que respecta a su caracter se alteraba tremendamente, se volvia hiperactivo, agresivo, mal geniado, se descontrolaba, sufria una especie de adiccion a estos alimentos. Gracias al dr. Fajardo y a la adecuada “medicacion homepatica”, esos sintomas han disminuido a niveles muy, pero muy bajos, en cuanto a los granos estos siguen manifestandose pero con menos severidad, cuando come golosinas, galletas o yogurt, que lamentablemente, no podemos evitar que los consuma cuando se encuentra en algun cumpleaños o fuera de casa, pero este consumo se ha limitado en gran medida, hemos tenido que concientizar, en primer lugar a nuestros familiares, que no entienden como a un niño se le “puede prohibir comer de vez en cuando golosinas” y sabemos que, con mucho esfuerzo pero a la vez con cariño, estamos concientizando a nuestro hijo, incentivandolo a que el mismo sepa cuidarse y evite dentro de toda la gama de golosinas, aquellas que son mas dáñinas para el.
Tal vez este testimonio sea muy extenso, pero es mi deseo poder compartir con otros padres que puedan estar pasando por una situacion parecida o tal vez, por que no, prevenir en cuanto a determinados “alimentos” o golosinas que no son recomendables dar a niños muy menores, o tal vez, poner en alerta respecto a las vacunas, que ahora sabemos, han causado muchos problemas en niños, sobre todo autismo. Mi hijo, dentro de los sintomas que presentaba a nivel de comportamiento, tenia tics y manias muy parecidas a las que presenta un autista. Es por eso que todo ello me hace pensar que en el organismo de mi hijo se juntaron estos elementos que hicieron un click y cambio todo lo que hasta ese momento se iba desarrollando perfectamente. Ahora, mi esposo y yo nos sentimos tranquilos, confiados de que hemos dado con la persona indicada, que dios en su infinita ternura, nos ha señalado el canal a traves del cual el sanara a nuestro hijo. Sabemos que el tratamiento es largo, que dependera de la constancia en cada paso que demos, pero, como ustedes podran apreciar en las fotos, los resultados saltan a la vista. Solo nos resta darle gracias al dr. Fajardo por su bondad, por su acertado tratamiento y darle gracias a dios por haberlo puesto en nuestro camino.
Mi correo electronico es: anamaparodi@yahoo.es, mi telefono: 791-7374. No duden en escribirme o llamarme, es mi deseo poder colaborar con un granito de arena, para prevenir que otros niños puedan pasar por esto, asi como para darles a los padres la esperanza de que pueden optar por un tratamiento que ayudara a sus hijos a curarse en forma integral, en forma natural y sin efectos colaterales.